¿Sentís que este mes no termina más? ¿Qué la ansiedad y la angustia te tiene tomado? En El Progreso Servicios te presentamos 8 consejos para que puedas disfrutar de tu familia y amigos saludablemente.

Millones de personas en todo el mundo pasarán las próximas semanas en un frenesí de compras, determinados a asegurar el regalo perfecto por un precio muy bajo, realizando balances personales y organizando la reunión perfecta. De este modo, en el proceso sacrifican su bienestar físico y mental.

El estrés puede contribuir, directa o indirectamente a la aparición de trastornos generales o específicos del cuerpo y de la mente. Un gran número de evidencias sugieren que el estrés tiene un papel preponderante en varios tipos de problemas crónicos de salud, particularmente en las enfermedades cardiovasculares, las afecciones musculoesqueléticas y las afecciones psicológicas.

Entonces, aquí se encuentran los mejores consejos para no sumarse un nivel extra de estrés en este mes tan ajetreado:

  1. Sí al balance, razonablemente. Balance viene de balanza, equilibrio. Es importante hacer una recapitulación de los hitos del año, aunque no es conveniente cargar las tintas sobre lo que nos falta.  Herramientas: focalizarse en agradecer por lo que sí hemos experimentado y aprendido. Ante situaciones dolorosas del año, buscar ayuda profesional y trabajar internamente en resignificarlas para darle un nuevo sentido a esa experiencia.
  2. Evitar las polaridades bueno / malo. Cada vez que te sitúas en un extremo poniendo, calificando y rotulando todas las vivencias, aparece un juicio subjetivo, e incluso, una tendencia a exagerar -sobre todo en lo que consideras como negativo. Herramientas: ser más equilibrados. Hacer una lista de las cosas buenas vividas en cada ámbito de la vida, y otra en donde coloquemos las situaciones que consideremos dolorosas, pero específicamente escribir sobre qué aprendiste de aquello.
  3. Planificar con tiempo. Muchas personas dejan todo para último momento. Las celebraciones, encuentros con amigos y familia, cuando lo ideal sería programarlos para evitar perder espacio personal.  Herramientas: hacer acuerdos anticipados; y establecer a qué celebraciones irás, sin necesidad de querer estar en todas. Además, verificá las políticas en tu trabajo acerca de días de fiesta, para colocarlas en tu agenda. Al mismo tiempo, hay que establecer con los interlocutores clave cómo trabajarán esos días festivos para ajustar tus acciones de trabajo a una programación que resulte de mutua conveniencia.
  4. Evitar discutir por temas del pasado. Por preponderancia de los balances internos y del entorno suelen aparecer rencores, culpas y resentimientos de vieja data.  Herramientas: Si son fundamentales para tu salud y la sana convivencia, podés establecer charlas sinceras y honestas. De lo contrario, es una buena etapa para soltar y seguir adelante. La clave es resignificar (dar un nuevo significado, incluso a lo molesto y doloroso).
  5. Programar un festejo inclusivo. Todos convivimos con distintas generaciones, con personas con diferentes elecciones personales y problemas distintivos. Herramientas: Tener opciones de menú saludables que se adapten a los distintos paladares y gustos personales. Debemos tener en cuenta además las diferentes clases de alergias o intolerancias que podrían llegar a tener nuestros invitados ya que todos merecen celebrar.
  6. Determinar objetivos razonables. Otro tema de fin de año son las metas personales y profesionales. Quizás las hayas cumplido y e inclusive superado; aunque posiblemente quedaron algunas en el camino. Herramientas: Pensar en un plan de metas para el nuevo año como un proceso y dividirlas en mini-metas que podrás alcanzar más rápido. Las mismas deben ser creíbles, medibles, concretas y sostenidas en el tiempo. Es preferible que te plantees dos o tres propósitos sensatos, a tener una lista interminable que acabará por abrumarte.
  7. No dejar todo para último momento. Saludos, tarjetas, llamados, mensajes de agradecimiento.   Herramientas: organizar la agenda con todas las actividades de manera previa para evitar olvidos.
  8. Mantener equilibrio entre lo profesional y lo personal. El estrés de fin de año aparece también por la imposibilidad de sostener una vida equilibrada entre la vida personal y los compromisos y las jornadas laborales.   Herramientas: Establecer límites y aprender a decir que no en aquellas situaciones donde no sea imprescindible tu labor. Dedicá un tiempo para vos: ir gimnasio, caminar, estar al aire libre, en familia y con amigos. También hay que evitar la ingesta exagerada de alcohol y comer en exceso, además, debemos mantener 8 horas de sueño por día que se complemente con una buena hidratación a base de agua ayudarán a que sobrelleves mejor el estrés de esta época.

Disfrutar en familia y con alegría no tiene precio…

Desde El Progreso Servicios le deseamos unas felices fiestas y ¡un diciembre sin niveles extra de estrés!

Bueno para vos, bueno para todos…

Abrir chat
¡Bienvenido a El Progreso Servicios!
Nuestro horario de atención es de lunes a viernes de 9:00 a 18:00hs.
¡Esperamos su consulta!