El accidente cerebrovascular (ACV) es la segunda causa de muerte y la primera de discapacidad en el mundo. Cada año mueren en todo el planeta 3 millones de mujeres y 2,5 millones de hombres a causa de un ACV. En la Argentina se estima que ocurre uno cada 4 minutos.

¿Cuáles son los tipos de ACV?

Isquémico: Es el tipo de ACV que se da cuando se obstruye la circulación de sangre al cerebro.

Hemorrágico: Esta clase se presenta cuando se genera una hemorragia en el cerebro a consecuencia de la ruptura de un vaso sanguíneo.

Es importante tener en cuenta que el isquémico es el más frecuente  con un 85% de incidencia, mientras que los ACV hemorrágicos tienen una probabilidad de ocurrencia del 15%.

Por otro lado, después del primer año de haber experimentado un ACV,  el 18% de los pacientes vuelve a padecer otro y se calcula que 9 de cada 10 personas padecen algún grado de discapacidad posterior al ataque. Entre las secuelas más frecuentes están aquellas que afectan la motricidad, la sensibilidad, el habla, el lenguaje, la deglución, la vista, las funciones cognitivas y el ánimo, entre otras. En uno de cada tres casos las secuelas son graves, por lo que estas personas requerirán de cuidados especiales y de la asistencia de terceros por el resto de sus vidas.

Por todo lo expuesto es que es muy importante que nos cuidemos y prevengamos estos episodios. ¿Cómo? El Progreso Servicios te cuenta a continuación cuales son las  medidas que podés tomar para evitarlos.

Realizar actividad física: No se necesitan grandes despliegues gimnásticos. De este modo, se recomienda caminar de forma continua (por lo menos 4 veces por semana durante 40 minutos) hasta realizar alguna actividad física más exigente  ya que aporta una serie de efectos protectores que ayudan a reducir la presión arterial, la glucemia, el colesterol y el exceso de peso corporal.

Disminuir el consumo de sal: Reducir el consumo de sodio y aumentar la ingesta de comidas con alto contenido de potasio y fibras (frutos secos, vegetales y frutas entre otros) también es fundamental, sobre todo porque los accidentes cerebrovasculares de tipo hemorrágico están estrechamente vinculados con la hipertensión. Cuanto mayor es la presión arterial, mayor es el riesgo de ACV.

No fumar: el tabaquismo es uno de los principales factores de riesgo del ACV.

Controlar el sobrepeso y la obesidad: el 60% de los argentinos presentan un peso corporal más elevado de lo que se considera saludable. Algo muy importante a tener en cuenta, además del Índice de Masa Corporal, es cómo se distribuye la grasa excesiva en el cuerpo. Los hombres que poseen una circunferencia de cintura mayor a 102 centímetros, y aquellas mujeres que tengan una circunferencia de cintura mayor a 88 centímetros entran bajo la clasificación de obesidad abdominal.  

Entonces, lo mejor que podemos hacer contra el ACV es la prevención y para eso necesitamos estar informados.

Como siempre El Progreso Servicios es bueno para vos, bueno para todos.

Fuente: https://www.caeme.org.ar/como-prevenir-y-reconocer-un-accidente-cerebrovascular-en-progreso/

Abrir chat
¡Bienvenido a El Progreso Servicios!
Nuestro horario de atención es de lunes a viernes de 9:00 a 18:00hs.
¡Esperamos su consulta!