Los huesos nos dan soporte permiten que podamos movernos. También, son una gran protección contra ciertas lesiones al cerebro, al corazón y a otros órganos. Además, los huesos almacenan minerales tales como el calcio y el fósforo, los cuales nos ayudan a mantener huesos sanos y fuertes.

Existen muchas cosas que podemos hacer para mantener a nuestros huesos fuertes y saludables, así desde El Progreso Servicios te traemos algunos consejos de gran utilidad para tu vida diaria.

1. Practicar ejercicio regularmente

Es importante realizar ejercicios variados y de manera regular. Concretamente, los ejercicios dirigidos a cargar peso moderado y a mejorar la resistencia ayudan a mantener los huesos fuertes. Prácticas como el yoga, el Tai Chi y el pilates también pueden ser recomendables con el objetivo de aumentar la fuerza, ya que son actividades de bajo impacto que se basan principalmente en la técnica. Por otra parte, los ejercicios dirigidos a trabajar el equilibrio y la coordinación pueden ser muy útiles y recomendables con el fin de evitar caídas, que pueden ser contraproducentes en el caso de sufrir osteoporosis. En cualquier caso, es muy importante consultar con un fisioterapeuta para que evalúe las prácticas más adecuadas para cada caso concreto.

2. Una alimentación saludable y rica en calcio

El calcio es indispensable para mantener la densidad ósea. Además, también repercute en la fortaleza de los dientes y el correcto funcionamiento de los músculos y de los nervios. Por lo tanto, seguir una dieta con una ingesta adecuada de calcio es vital. La cantidad diaria de calcio recomendada para los adultos es de 700 mg, que en la mayoría de los casos se extrae de los alimentos. Las principales fuentes de calcio son, por ejemplo, productos lácteos como el queso, los yogures y la leche baja en grasa, vegetales de hojas verdes como el brócoli, como así también lo son  la soja, el tofu, las nueces, las semillas etc.

3. Sol y vitamina D

La vitamina D es indispensable para la regulación del calcio en el organismo y, por lo tanto, también es muy importante para mantener los huesos fuertes. La mayor fuente de producción de esta vitamina es la piel, gracias a la exposición a los rayos solares. De esta manera, una breve exposición diaria al sol hecha con cuidado para evitar los problemas cutáneos puede ayudar a mejorar el estado de los huesos.

4. No fumar

El tabaco está asociado con un mayor riesgo de desarrollo de osteoporosis que, sumado a los otros factores de riesgo que pueden darse (mujeres post-menopáusicas, vida sedentaria, etc.) puede agravar la afectación ósea. Por lo tanto, dejar de fumar en este caso es prioritario.

 5. Reducir el consumo de alcohol

La ingesta de alcohol reduce la capacidad que posee el cuerpo para la producción de nuevo material óseo. Además, debido al efecto que tiene sobre el equilibrio, el estado de embriaguez incrementa el riesgo de sufrir caídas. Por lo tanto, para disfrutar de una mejor salud ósea, así como para evitar fracturas patológicas, es recomendable evitar el consumo de grandes cantidades de alcohol.

 6. Evitar las caídas

Es muy importante prevenir las caídas. Esto es especialmente relevante para las personas con un alto riesgo de padecer osteoporosis.

El compromiso diario de El Progreso Servicios es cuidar a todos sus asociados. Por ello, la prevención es un pilar fundamental para que esta finalidad sea exitosa.

Bueno para vos, bueno para todos…

Fuente: www.observatorioesclerosismultiple.com

Abrir chat
¡Bienvenido a El Progreso Servicios!
Nuestro horario de atención es de lunes a viernes de 9:00 a 18:00hs.
¡Esperamos su consulta!