Las elevadas temperaturas, el contacto continuo con el agua y la humedad, los cambios de hábitos entre otros. Así, son varios los motivos por los cuales en verano estamos más propensos a sufrir una serie de enfermedades que en otra época del año no adquiriríamos.

A continuación, desde El Progreso Servicios te contamos cuáles son las enfermedades más habituales del verano y para que tengas en cuenta.

Deshidratación: la exposición a las temperaturas elevadas propias del verano sin que se tomen las debidas precauciones provoca la pérdida de agua corporal a través del sudor, la micción o las heces. Si no se repone en cantidades suficientes y no se actúa ante los primeros síntomas puede llevar incluso a la muerte. Las personas mayores y los niños tienen mayor riesgo de deshidratación.

Quemaduras solares: tomar sol demasiado tiempo y sin protección puede causar quemaduras en la piel de segundo y tercer grado que requieren cuidados especiales en un servicio de urgencias. De este modo, se enrojece la piel y pueden producirse ampollas y ulceraciones, además de un intenso dolor.

Diarreas agudas: suelen durar entre 3 y 7 días. Son de origen viral y bacteriano y suponen un importante riesgo de deshidratación.

Intoxicaciones alimentarias: se producen al ingerir alimentos en mal estado por efecto del calor o por reacciones alérgicas.

Otitis: se pueden producir porque queda agua en el oído después de un baño en la playa, el río o la pileta (otitis del nadador). Además, si el agua está contaminada por bacterias se puede llegar a originar una infección del oído medio.

Cistitis: son frecuentes especialmente en las mujeres debido a los trajes de baño mojados y a las frías temperaturas del agua.

Infecciones fúngicas: se pueden adquirir en cualquier lugar en el que se camine descalzo sobre un suelo mojado (piletas, duchas y baños públicos, saunas, etc.) y previamente contaminado por otras personas que ya tienen la infección. La más común es la denominada pie de atleta.

Faringitis y bronquitis: en la mayoría de los casos se deben a los cambios bruscos de temperatura que supone estar en algún lugar cerrado con aire acondicionado cuya temperatura esté demasiada baja y luego salir al calor intenso de la calle.

Conjuntivitis: las causas pueden ser diversas como la exposición al sol, el aire acondicionado o como por ejemplo, al abrir los ojos bajo el agua de la pileta, río o mar sin llevar antiparras.

Reacciones alérgicas a picaduras de insectos: como en verano hay más insectos (abejas, avispas, hormigas, etc.) es más probable que suframos sus picaduras que pueden provocarnos inflamaciones e incluso vómitos, mareos o fiebre.

¡Es importante tener en cuenta estas posibilidades de patologías para que puedas disfrutar de las vacaciones sin inconvenientes! Una vez más, este ha sido un consejo de El Progreso Servicios.

Abrir chat
¡Bienvenido a El Progreso Servicios!
Nuestro horario de atención es de lunes a viernes de 9:00 a 18:00hs.
¡Esperamos su consulta!